¿Por qué me dedico a esto?

·, General, home·¿Por qué me dedico a esto?

¿Por qué me dedico a esto?

Quiero compartir contigo una breve reflexión sobre el sentido auténtico y profundo de la misión que un día de 2011 decidí llevar adelante en relación a las finanzas personales. A menudo me lo recuerdo, para no perder de vista cuáles son mis objetivos.

Mi misión es contribuir a mejorar la educación económica y financiera de las personas, sin distinciones. No importa cuál sea tu nivel de ingresos, que vivas en un pueblo o en una ciudad, que seas hombre o mujer, que seas joven o viejo.

Es muy probable que nunca nadie te haya enseñado a gestionar tu dinero, ni en casa, ni en la escuela, ni en tu puesto de trabajo.

En la escuela, de pequeño, tuviste que estudiar las valencias de elementos químicos como el azufre o el selenio, pero nadie te explicó qué era el dinero. En la universidad o en el ciclo formativo estudiaste arquitectura o higiene bucodental, pero nadie te enseñó a hacer un presupuesto o a gestionar una pequeña empresa. Tampoco te ofrecieron una formación básica sobre fiscalidad, a pesar de que al menos una vez al año tienes que pasar cuentas con la Agencia Tributaria.

Después pasa lo que pasa. Llegan los errores, y es cierto que equivocarse es una gran fuente de aprendizaje en todos los ámbitos.

Pero no todos los errores son iguales. Cuando subes a un coche siempre corres el riesgo de sufrir un accidente, pero si conduces con una venda en los ojos las probabilidades aumentan geométricamente.

En demasiadas ocasiones, parece que exista un interés en que nadie nos quite esa venda de los ojos. Sucede mucho en todo aquello relacionado con el dinero.

Y el dinero es algo demasiado importante para que lo único que sepas hacer con él sea gastarlo. Porque vives en una sociedad que gira alrededor del consumo, que te estimula permanentemente a comprar productos y servicios, que quiere que te entretengas pasando por caja, y que se tambalea cuando la rueda del consumo se congela.

La crisis económica que vivimos desde hace unos años tiene una vertiente positiva: ya no nos permite seguir mirando hacia otro lado.

Siguiendo con la metáfora, cuando las vacas eran gordas (creíamos que) se podía sobrevivir con la venda a los ojos. Ahora, ya no.

En estos momentos, aprender a gestionar tu economía de manera autónoma es una necesidad. Porque nadie defenderá mejor tus intereses presentes y futuros que tú mismo.

Mi voluntad es acompañarte en este proceso de aprendizaje, para que puedas gestionar tu economía personal o familiar con más independencia, conocimiento y rigor, y para que te puedas relacionar en condiciones de mayor igualdad con bancos, empresas y administraciones públicas.

Tú eliges: después de todo, la economía eres tú.

2019-03-03T20:23:16+00:00

Deja un comentario